Erase una vez...

Historia empezada en Mayo de 2005

08 junio 2005

AVESTRUZ

Lorelei arrastró a Brendel aún más profundamente bajo el mar. Aunque continuaba sin sentir la necesidad de respirar, la presión de agua empezaba a resultarle molesta cuando finalmente salieron a la superficie. Se encontraban en una enorme cueva submarina, tan alta que Brendel no alcanzaba a ver bien el techo.
- Hola, Lorelei – dijo una voz. Brendel se giró, y vió a un hombre de unos seis metros de alto [Carta de personaje -> GIGANTE], de aspecto anciano y venerable, pero mirada dura e inquisidora.
- Hola, Usbarian – respondió Lorelei -. Te traigo a un humano; necesita usar la fuente para salvar a unos amigos.
¡Sus compañeros! Brendel se había olvidado por completo de ellos; en esos momentos, pensó, tal vez ya fuera tarde para salvarlos. El gigante habló de nuevo.
- No es tan fácil, Lorelei. Sabes que pasar usar la Fuente es necesario superar unas pruebas, y también sabes lo que les pasa a los que no las superan. Y veo por la expresión de tu amigo que no está bien informado de a qué se enfrenta.
- Haré lo que sea – dijo Brendel, saliendo del agua - . Lo que sea.
- Tu determinación es admirable – dijo el gigante -. Pero yo debo cumplir el fin para el que fui creado, y si no eres digno de usar la Fuente, tendré que destruirte. Y no serías el primero que fracasa.

1 Comentarios:

At 4:36 p. m., Blogger Carlos said...

Qué fragmento más bonito, ¿eh?

 

Publicar un comentario

<< Home